Testamento Ológrafo: el legado manuscrito y su validez en España

Hablar de testamento es pensar en el futuro, en herencias, en como repartir o gestionar las últimas voluntades y en aspectos clave como es el notario, los herederos, sucesiones, documentos legales y en ocasiones el abogado como asesor.

Si además es Ológrafo debes saber que ha de ser redactado con una serie de elementos que garanticen de manera eficaz su contenido.

Es importante recordar que realizar testamento es siempre una decisión personal y voluntaria del derecho de sucesiones y de cómo se distribuirán los bienes entre los herederos después del fallecimiento pero, esta disposición no cubre la totalidad de la herencia, ya que existe la “legítima” que reserva una parte por ley.

Y dicho esto, vamos al lío… !!!

En España existen 5 tipos de testamentos legales que se despliegan en diferentes modelos según características y necesidad del testador. Están los testamentos especiales (militar, marítimo y hecho en un país extranjero) y los más comunes como son el testamento abierto, el cerrado (ambos respaldados por poder notarial) y el Testamento Ológrafo que es el que nos interesa por su singularidad y excepción, pero:

  1. Qué es un testamento ológrafo…?
  2. Qué validez tiene en España…?
  3. Cómo se hace el testamento ológrafo y qué requisitos necesita…?
  4. Qué invalida el testamento ológrafo…?
  5. Se puede impugnar…?

Escritura y firma del testador

El testamento ológrafo es un documento escrito, firmado y fechado a mano por el testador donde expresa sus últimas voluntades y cómo quiere que se distribuyan sus bienes. No requiere la presencia de notario, testigos ni formalidades externas concediéndole un carácter tan personal como confidencial y privado.

Es la forma más sencilla, fácil y económica de dejar la herencia pero OJO…!!!

En España el testamento ológrafo es completamente válido por nuestro ordenamiento jurídico cumpliendo los siguientes requisitos regulados en el artículo 688 del Código Civil.

Requisitos esenciales del testamento ológrafo:

  1. El testamento ológrafo sólo es válido para mayores de edad.
  2. Debe estar escrito a mano en su totalidad, sin que intervengan ni otros medios de impresión ni otros rasgos gráficos que no sean los del testador.
  3. Los extranjeros podrán escribir testamento en su idioma.
  4. El contenido de las voluntades, beneficiarios o disposiciones como la fecha de redacción debe estar escrita de forma simple, clara y legible sin complicaciones que pueda llevar a ningún tipo de confusión.
  5. Debe estar fechado y firmado de puño y letra por el testador. La fecha en formato de día, mes y año garantiza cuando se ha realizado y la firma lo valida, ya que este ológrafo puede revocar a otros testamentos realizados con anterioridad.
  6. No debe contener tachaduras, borrones, añadidos, anotaciones entre renglones ni enmiendas y si las tiene, deben ser explicadas y firmadas como dice el 688.3 CClas salvará el testador bajo su firma”.  Este dato es muy importante ya que debe dejar bien claro que quiere salvar las modificaciones realizadas y quien es el autor/a de la autografía total con su firma.

-Si el punto anterior no se resuelve con certeza podría afectar a la validez pero sólo de las palabras tachadas, enmendadas o interlineadas de su declaración.

 

Procedimiento de adveración y protocolización.

Es esencial conocer en qué situación se encuentra el testador en la fecha de referencia para confirmar su voluntad, ya que como documento es único, personal y muy valioso al contener las últimas voluntades.

  • La escritura manuscrita dota de protección identitaria al testador defendiendo de posibles grafías externas o simulaciones que puedan alterar su contenido.

En caso de identificar cualquier tipo de irregularidad en los trazos, temblores o formas inusuales en las letras, será el perito calígrafo quien examine el documento analizando cualquier tipo de alteración.

Es importante saber que: la persona que posea o descubra un testamento ológrafo dispone de tan solo 10 días para presentarlo ante notario desde el momento que se tenga conocimiento del fallecimiento del testador. De no hacerlo, será responsable de los daños y perjuicios que pueda ocasionar.

Una vez lo tenga notario, comprobará su autenticidad ya sea con testigos que certifiquen su legitimidad o mediante una prueba pericial caligráfica. Si todo está correcto, se procederá a su protocolización, que no es otra cosa que regular el testamento en base a nuestra ordenación jurídica y cumplir así con las últimas voluntades del testador.

A los 5 años desde el fallecimiento de su testador si no se protocoliza, pierde su validez.

Qué invalida el testamento ológrafo…?

-No respetar la legítima.

-La incapacidad del testador al momento de ser redactado.

-Errores de forma o de los requisitos establecidos por ley (expuestos arriba).

-Que haya signos o sospechas de fraude como coacción o influencias indebidas.

-Otro testamento con fecha posterior.

Se puede impugnar el testamento en un plazo máximo de 15 años.

Impugnar testamento se inicia cuando algún heredero no está de acuerdo con la voluntad o la forma de otorgar del fallecido. El objetivo es revisar y si cabe, modificar las disposiciones establecidas en el testamento original (ya sea todo o alguna parte) garantizando el derecho sucesorio correspondiente.

El testamento es un acto solemne, casi ceremonial !!!

Y como en todo

se han detectado testamentos ológrafos falsificados, algunos elaborados bajo coacción o incluso a mano guiada. Estas situaciones aparecen cuando el testador no se encuentra en las mejores condiciones siendo incapaz de redactar el documento o sencillamente, decide no hacerlo por no ser su voluntad.

El perito calígrafo valida los documentos legales.

Validar la integridad del testamento ológrafo requiere de un minuciosa investigación pericial sobre todos los detalles del documento. Al examinar las grafías se comprueba la autenticidad del testador y se evalúa si la escritura se llevó a cabo de manera libre, fluida y espontánea descartando cualquier manipulación.

Si te preguntas si detrás este acto manuscrito se esconden historias de todo tipo, la respuesta es sí. Cada legado desafía su propia realidad y revela experiencias algunas tan atípicas que, aunque no son la norma, descubren derechos o voluntades diferentes a lo esperado, pues no siempre coincide con las expectativas puestas en el testador…

Buen inicio para un próximo artículo…!

 

Imágenes:

Carta sellada en cabecera de: Félix Lichtenfeld para pixabay.

La lupa con fondo verde de: Lucas Wendt para pixabay.

Retrato con cartas manuscritas son de Michal Jarmoluk para pixabay.